Skip to main content

Haz que los pequeños sean mayores

Son muchos los niños que juegan en su casa a imaginarse que son adultos. Su imaginación echa a volar creando un mundo de fantasía en el que ellos son los padres y sus muñecos, los hijos. Unos hijos creciditos ya que suelen tener ya casa y coche propio.

Una fantasía que se multiplica por mil en el municipio de Renedo de Esgueva, en la provincia de Valladolid. Aquí encontramos el parque de ocio Valle de los Seis Sentidos. Si, leen bien, de los seis sentidos. Tras lo que hemos comentado antes, no hace falta ni decir cuál es el sexto: la imaginación.

Cuenta con una capacidad para 400 niños y con 60 zonas lúdicas. El parque se divide en distintas zonas y, dentro de él, se simulan los cinco sentidos conocidos, imaginación aparte. Precisamente, el objetivo de este lugar es que los más pequeños de la casa desarrollen los sentidos.

La primera zona de la que hablaremos es el Palacio de los Sentidos. Son las ruinas de un antiguo palacio. Aquí desarrollaremos el sentido auditivo a través de la escucha de distintos instrumentos musicales.

Seguimos con la Pirámide. Se trata de una pirámide de 13 metros con un tobogán por el que bajaremos a una velocidad desorbitada, causando una gran sensación de sorpresa y llenando el cuerpo de los niños de adrenalina.

Si para montar en la Pirámide hay que ser atrevido, el nombre de la siguiente zona lo dice todo, el Valle de los Valientes. No puede disfrutar cualquiera de este lugar. Cuenta con numerosos columpios asociados entre si los cuales se balancean con solo mover uno. Esto causa una sensación de diversión e inseguridad puesto que podemos estar parados y que, de repente, sin esperarlo, se mueva nuestro columpio.

Pero si hay un lugar en el que disfrutan los más pequeños es en el Corazón de Esgueva. El objetivo será cruza de una orilla a otra del riachuelo que nos encontramos aquí. Para ello podemos utilizar la balsa. También dispone de un puente colgante de cuerdas.

Por último, el Bosque rascanubes. Se trata de la zona en la que disfrutan mayores y pequeños. Aquí, ambos pueden realizar tirolina y se encuentran, entre otras cosas, pasadizos elevados o cuerdas para trepar. Una divertida forma de acabar el día en familia.

Rollercoaster Tycoon o cómo ser un magnate de los parques de atracciones

“¡Cómo me gustaría ser diseñador de montañas rusas!”. Esto es algo que todos hemos pensado en algún momento al subirnos a una en cualquier parque de atracciones. Menudo trabajo de ensueño, y más si luego tienes viajes gratis. ¿Pero qué hay que ser para conseguirlo? ¿Ingeniero? ¿Físico? ¿Feriante? ¿Niño?

 

Bueno, hay una manera más sencilla: Rollercoaster Tycoon es un videojuego que te permite convertirte en el gestor de un parque de atracciones. Y por gestor entiende que vas a poder controlar todo: desde el precio de la entrada hasta el número de animadores, desde la localización de cada atracción hasta la de todo el mobiliario. Y, por supuesto, las montañas rusas.

El juego integra un diseñador de montañas rusas de todo tipo: de madera, metal, colgantes, lanzaderas… Imagina un recorrido locoque pase por túneles, se retuerza como una serpiente y después de esa subida, con todos confiados, zas, llega de nuevo una pendiente mortal. El límite es la imaginación. Y tu presupuesto, claro.

Pero cuidado con excederte, que las cosas pueden salir mal. Puedes quedarte sin dinero a mitad de obra, o pasarte con la intensidad del recorrido y que el mareo de los visitantes te deje un bonito reguero de vómitos (de verdad). Paga mal a los limpiadores y los mecánicos y ya tienes la combinación perfecta para que el parque escape a tu control.

¿Te ves capaz de encargarte de todo? Prueba entonces una de las versiones de este videojuego, la última es del 2014 pero hay otra en camino. ¡Pero abróchate bien el cinturón antes!

Diversión y magia en un solo parque

Siendo niños  todos hemos soñado con tener un ratón como Mickey, un pato como Donald o vivir en un castillo como el de La Bella Durmiente.  A medida que vamos creciendo nos vamos dando cuenta de que es imposible. Y es ahí donde cometemos el error. Ya sabemos que “Impossible is nothing”.

Y es que desde 1992 existe un pequeño gran lugar en París, donde podemos  hacer realidad nuestro sueño. Disneyland París, o Disneyland Park como se le conoce desde 2002, nos ofrece la posibilidad de meternos en la piel de Indiana Jones, de vivir en el castillo y hasta de empezar a creer en el mito de lo malvadas que son la madrastras. Si a ellas les juntas además con Shrek, a la pobre mujer le haces la cruz.

 

 

Y es que eso es Disneyland, magia. Una vez llegas allí todo te envuelve. A lo alto del parque luce ese castillo en el que soñabas vivir. Por desgracia, no es allí donde pasas tu estancia, sería ya la culminación del sueño, pero si en un hotel muy bien cuidado, amplio y lujoso en el que te reciben con esas chocolatinas que de pequeño no podías comer porque te picaban los dientes. Pero sí, todos las hemos comido a escondidas.

Eso es nada más llegar, una vez allí, dentro del parque, montado en las atracciones miras a los alrededores y piensas dónde están las cámaras. Te sientes un personaje animado y la magia te envuelve, creyendo que eres parte de la grabación de las nuevas aventuras de Mickey y compañía.

Y así desde 1992, año en el que inauguró el parque temático en la ciudad del amor. Cuenta con 550 000 m2 un total de 48 atracciones, todas ellas relacionadas con las películas Disney y millones de visitantes a lo largo del año, siendo el más visitado de todos los parques de atracciones del mundo. Además, Disney cuenta con más lugares temáticos en otras partes del mundo.

El parque de toda la vida

Situado en la Casa de Campo, junto al Zoo, su apertura en el año 1969 supuso una auténtica revolución en la capital de España. Desde el día en que se abrieron sus puertas, el atractivo de atracciones como “El Tobogán”, “Los Siete Picos” o “El Pulpo” hicieron de él el parque temático más visitado.

Pese a esto, el proyecto continuó siendo ambicioso. 20 años después de su inauguración, se llevó a cabo una nueva ampliación. Se abrió un nuevo espacio en el noroeste del parque con atracciones como “Las sillas voladoras”. Pero, sin duda, la mayor novedad fue “El Aserradero”. Esta atracción supuso una revolución en el mundo de los parques temáticos ya que era la primera en el que los visitantes se podían mojar.

Fue una gran remodelación, pero nada que ver con la que se daría en 1998. El surgimiento de otros lugares de entretenimiento provocó que se hiciese una nueva inversión para ampliar el Parque y construir nuevas tiendas y restaurantesAdemás, se dividiría el Parque en cinco zonas, tomando el aspecto que tiene hoy en día.

Por un lado se encuentra la zona infantil. Diseñado para los más pequeños de la familia, encontramos atracciones de los mayores, pero en versión reducida, además de un gran número de actividades para los niños.

Otra de las zonas, la de la Naturaleza es en la que se encuentra la vegetación del parque, de ahí su nombre. Aquí podemos darnos un chapuzón en las atracciones de agua y encontramos otras históricas como “El tren de la mina”.

Sin duda, la más atractiva es la Zona del Maquinismo. Es aquí donde nos encontramos las atracciones más atrevidas. Destacan “El Abismo”, “La Lanzadera”,  “La Tarántula” o la atracción acuática “El Aserradero”.

Si la del maquinismo era la zona donde más emociones vivíamos, todo lo contrario es la de la Tranquilidad. Aquí encontramos atracciones de paseo como “La Jungla” o “Led Zeppelin”. Pese a ello, aquí se halla una de las atracciones más peligrosas del Parque de Atracciones, “Star Flyer”. Además, se trata de la zona en la que se ofrecen espectáculos como el de “Luz, Sonido y Agua” que se realiza poco antes del cierre.

Un Parque donde disfrutar y relajarse con el aroma de lo antiguo, lo típico, pero con un aire renovado. En definitiva, el Parque de siempre.

¿Aún no has visitado Terra Mítica?

Los Parques de Atracciones cada vez tienen más aceptación en nuestro país. Es el destino favorito para los más pequeños y los no tan pequeños. Un lugar magnífico donde poder disfrutar a la hora de subir en las mayores atracciones, refrescarte en las cascadas de agua, o pasear mientras te deleitas con un original espectáculo por sus calles.

Puede que los Parques Temáticos más reconocidos sean los de Port Aventura en Barcelona, o la Warner Bros de Madrid. El parque temática Terra Mítica, en Benidorm, Alicante, acoge a miles de turistas cada año. Situado en el litoral mediterráneo, fue abierto en el año 2000 por la productora cinematográfica Paramount.

 

Sillas voladoras, coches de choque muy peculiares, caída libre, montaña rusa, atracciones de agua…etc. Estas son algunas de sus más de 30 atracciones para todos los gustos y edades, además se podrá disfrutar de más de 20 espectáculos y pasacalles de temática variada, desde “El secreto de la Pirámide” hasta “Villa Vampirum”, cerca de 10 puntos de restauración, tiendas y áreas de descanso. Todo este conjunto convierten a Terra Mítica e Iberia Park en el lugar idóneo para pasar un día inolvidable junto a la familia o los amigos.

Su temática se basa en las antiguas civilizaciones del Mediterráneo representadas en tres zonas temáticas: Egipto, Grecia y Roma. Sus principales atracciones son “Magnus Colossus”, una montaña rusa de madera. “Titánide”, una montaña rusa invertida con cinco inversiones; “El Vuelo del Fénix”, una torre de caída libre de 54m. “Synkope”, un péndulo gigante. “La Furia de Tritón”, un “splash” con dos caídas de 10 a 17 metros de altura. Y el conocido “Infierno”, una montaña rusa de cuarta generación fabricada por Intamin en la que varios carros giran verticalmente aleatoriamente a lo largo de todo su recorrido.

Sendaviva, diversión en plena naturaleza

sendaviva

Cuenta con una extensión de 120 hectáreas y está próximo al Parque Natural de las Bardenas Reales, declarada Reserva de la Biosfera por la UNESCO, lo que nos hace tener una idea del paraje natural en el que se encuentra.

Una vez aquí la naturaleza da paso a la diversión. Cuenta con numerosas atracciones entre las que destacan dos tubings, siendo uno de ellos el mayor de Europa en línea recta o la Gran Tirolina, que cuenta con 650 metros, siendo también la más grande de todo el continente. Estas atracciones de récord no tapan otras como el Bobsleigh, el Laberinto de Agua o La Caída Libre, lugares en los que todos los miembros de la familia pueden divertirse.

Pero como ya hemos dicho, Sendadvivas une diversión y naturaleza, por ello podemos ver también numerosos animales. Desde leones a osos pasando por tigres, lobos y diversos tipos de aves. Precisamente son estos últimos quienes ofrecen el mayor espectáculo ya que todos los días tiene lugar un espectáculo de rapaces en la zona de La Granja.

Y es que este Parque de Ocio está dividido en cuatro partesEl Pueblo es la zona con más atracciones. Aquí podemos disfrutar incluso de una interesante Casa del Terror. En La Feria encontramos las atracciones acuáticas y las construidas para los más pequeños. Además, es aquí donde podemos disfrutar de los leones. La zona de mayor naturaleza es la conocida como El Bosque. Aquí tenemos la atracción de la Caída Libre, pero también encontramos osos, lobos y unas espectaculares vistas al Parque Natural de las Bardenas. La última zona, La Granja, es en la que podemos disfrutar de la minigranja y el espectáculo de rapaces.

En total, más de 800 animales y un gran número de atracciones, la última el Explore 3D que nos permite ver la naturaleza en tres dimensiones. Y todo ello rodeado de un gran paraje natural que hace que Sendasviva sea un parque único en el mundo

Las atracciones de siempre en Zaragoza

Todos recordamos nuestros viajes de infancia al parque de atracciones de nuestra ciudad o de alguna ciudad cercana. Los gritos a pleno pulmón en el tren de la Bruja, la diversión mezclada con ansiedad en la casa de los espejos, las colas interminables y los nervios incontrolables según se iba acercando tu turno, cuando te dabas cuenta de que ya no había vuelta atrás. Y eso por no hablar del orgullo cuando te bajabas triunfante de una de las atracciones más temerarias y veías las miradas aprensivas de los que aún estaban en la cola.

Todo esto permite rememorarlo o -para aquellos a los que estas vivencias les suenen a chino- vivirlo por primera vez el Parque de Atracciones de Zaragoza, un parque veterano -abrió en 1974- con algunas de las atracciones tradicionales que todos recordamos.

atracciones zgz_opt

Esa mezcla de atracciones clásicas y modernas que ofrece este parque queda patente con atracciones que harán las delicias de los más nostálgicos, como el Laberinto de los Espejos, el clásico Barco Mississippi lleno de trampas, los coches de choque, la Cueva del Horror, o la montaña rusa que parecía haber en todos los parques de atracciones españoles: La Mina, que sirve de iniciación en las sensaciones de vértigo que provocan estas atracciones. Además, el parque maño cuenta con piscinas para refrescarse en los meses más calurosos.

atracciones 02_opt (1)

Pero el parque también cuenta con las típicas atracciones de agua en las que salir calado de agua en un día de verano: el Gran Tikal o Río Navajo, con caídas de 40 metros, son algunas indicadas para los más intrépidos. El parque incluye una zona destinada a los más pequeños, con coches de choque a su medida, el laberinto del Dragón, un pequeño poblado plagado de toboganes, columpios o colchonetas en los que botar hasta quedar agotado. Para los más valientes hay atracciones como Revolution, una atracción llena de giros y loopings que te dejará boca abajo en el cielo, o el Vertical Twister, que te permitirá contemplar el parque a 20 metros de altura y 40 km/h de velocidad.

Para muchos, parte de la experiencia de ir al parque de atracciones es sentarte en la hierba a la sombra a comerte el bocadillo traído de casa; pero para los que no quieran, el parque cuenta con varias zonas en las que comer y comprar comida.

Además, durante las Fiestas del Pilar, este parque celebra desde hace más de 20 años una de las fiestas de la cerveza por excelencia: el Oktoberfest, en el que, durante la fiesta maña más típica, disfrutar de delicias gastronómicas alemanas, no aptas para vegetarianos.

En definitiva este parque es todo lo que puedes esperar para recordar algo de esas excursiones de infancia con bocadillos en la mochila y que terminaban con unas cuantas quemaduras por el sol y el cuerpo exhausto de haberlo pasado tan bien.

Costa Dorada, un sinfín de servicios todo el año

ferrari land

Uno de los atractivos de la costa es su cercanía a la capital catalana. En menos de una hora, la visitas a Barcelona completan un fin de semana único en el que habremos desconectado y entrado en los monumentos modernistas más significativos. Si estamos en la costa dorada, recomendamos ver Tarragona, pues se alza como de las ciudades más visitadas al ofrecer un interesante legado romano. La llamada Imperial Tarraco se distingue por su circo y teatro romano, además de otros muchos edificios representativos.

Si buscan un rincón donde la aventura está asegurada, PortAventura es el parque temático más grande de la zona y uno de los más importantes por toda Europa. Ofrece muchas actividades para escaparte en días festivos, como fiestas de Halloween, Navidad, puentes… dando la posibilidad de adquirir ofertas en hoteles de PortAventura. Tales establecimientos están ubicados al lado del parque pero también de las zonas más bellas de la costa, como las poblaciones pesqueras que encontramos a pie de mar.

 

La gastronomía también es un valor añadido si nos alojamos durante unos días cerca de PortAventura. Las paellas, el arroz del sur de Cataluña, el pescado al horno, la carne de ternera o la riqueza de las tapas de autor son algunos ejemplos. En los hoteles cercanos al parque esta cocina se completa también con platos internacionales. Y en el mismo parque hay restaurantes temáticos de gran calidad orientados a un público familiar y diverso. Los encontrarás al reservar tu hotel + entradas a PortAventura.

 

Parques, pueblos medievales, establecimientos comerciales, arte… la costa dorada es mucho más. Por ejemplo, es también un buen lugar para practicar deportes, sobre todo los náuticos y los de golf al ser, cada vez más, concentración de profesionales que suben a embarcaciones, practican surf o juegan en los campos de golf con más prestigio.

Los cuatro mejores parques acuáticos de España

En los calurosos días de verano que estamos viviendo, solo podemos pensar en refrescarnos en el agua. Ya puede ser en la playa o en la piscina, pero todos necesitamos un poco de esa energía extra para conseguir combatir las elevadas temperaturas del termómetro. Muchas familias además, buscan poder combinar la diversión y un buen chapuzón. Los parques acuáticos pueden ser una buena alternativa como una forma de diversión asegurada para los niños.

Para aprovechar el día se puede organizar un picnic en la sombra que los árboles ofrecen o simplemente comer en los restaurantes que llenan los rincones del parque.

Nuestro país cuenta con numerosos parques acuáticos. Para que lo tengas más fácil a la hora de escoger donde pasar un divertido día, estos pueden ser los cuatro mejores:

Siam Park, Tenerife.

Este es sin duda uno de los mejores parques acuáticos del mundo y, según Tripadvisor, el mejor.

Además este año estrena una nueva atracción, se trata de un tobogán que recibe el nombre de Singha. Cuenta con balsas para 3 personas, 240 metros de recorrido y unas curvas nunca vistas.

Una de las características fundamentales de este parque es la vegetación que rodea las atracciones.

Isla Fantasía, Barcelona.

Este parque cuenta con 22 atracciones acuáticas que están repartidas en más de 80.000m2. Cuenta con una de las piscinas más grandes de olas que existen y está situado frente a un escenario donde se organizan conciertos y diferentes actividades. Dispone de vestidores gratuitos i de cambiadores para bebes.

Aqualandia, Benidorm.

Este es un parque acuático que se encuentra literalmente incrustado en la montaña. Se trata de un parque ecológico ya que se encarga de reciclar los numerosos litros de agua que gasta.

Tiene una oferta muy variada de atracciones para todos los públicos.

Aquopolis, Madrid.

El Aquopolis de Villanueva de la Cañada es el más grande y con mayor variedad de atracciones del país.

Sin duda alguna, el parque que se encuentra en el mayor número de localidades. Podemos encontrarlos, además de en la sierra de Madrid, en: San Fernando de Henares (Madrid), Costa Daurada (Vila-seca), Torrevieja (Alicante), Cartaya (Huelva), Cullera (Valencia) y en Sevilla.

Viaja a pesar de “la vuelta al cole”

Los países de Europa son los que más visitamos los españoles, tanto por la comodidad a la hora de viajar sin fronteras -gracias a los países que cuentan con el acuerdo de Schengen-  como por los precios o la cercanía.

Por lo tanto, si la mayoría conocemos tres países o más países, nos quedarían por conocer los veinticinco restantes. Está claro que a casi todos nos gustaría poder viajar, conocer, descubrir o vivir otros países pero como no siempre es posible, tenemos que buscar otras alternativas.

Ya todos, o por lo menos todos los que vivimos en Madrid, conocemos el Parque Europa. Un lugar en el que viajar por diferentes países a través de las réplicas de 17 monumentos europeos, además de contar con un pedazo de historia original: un fragmento del muro de Berlín.

Este es un sitio que, desde su inauguración, no ha parado de mejorar. Nuevas zonas de restauración y nuevas áreas para los más pequeños: tirolina, embarcadero, tiro con arco, parque de multiaventura, una granja, camas elásticas, bolas acuáticas, un laberinto láser o un minigolf.

Además, existe una fuente cibernética, qué es eso, os preguntareis. Pues se trata de una tecnología única en nuestro continente donde se realiza un gran espectáculo que incluye agua, luz, sonido y una historia diferente cada día. Este es un lugar ideal para llevar a los más pequeños, es más, el último día que fui escuché a una mujer decir sobre sus hijos: “esto es mejor que llevarlos al cine”.

Te recomiendo que visites la página web oficial para saber cuándo se realiza el espectáculo de la fuente y cuál es el horario del parque. Por cierto, se me olvidaba comentar que es totalmente gratuito.

Por lo tanto puedes aprovechar los poquitos días que quedan para que tus hijos vuelvan a su rutina y dedicarte a viajar: pide deseos en la Fontana de Trevi, cruza el Puente de Londres, fotografíate con la Torre Eiffel, contempla el David de Miguel Ángel o fascínate con la Torre de Belém.